Si la labor del imperio, dice Tiqqun, es administrar la ceguera, estas máquinas precarias y en apariencia inútiles intentan hacer que el frente, ese frente, todos los frentes, sean nuevamente reconocibles. En el caso concreto de estas piezas, esa ceguera se debe tanto al. robo del territorio mexicano tras la firma del Tratado de Guadalupe (1848), como a la conversión del desierto y de algunos río en infraestructuras al servicio del Estado.












En proceso.


               
        
Mark